Introducción a los Resultados de Evaluación de Especies Forrajeras

 

 

La información y los análisis que aquí se presentan pretenden familiarizar a usted con la oferta varietal que está siendo evaluada en los ensayos de evaluación de comportamiento agronómico con el fin de ingresar materiales al Registro Nacional de Cultivares. La presentación es resumida detallando el origen comercial de cada material, el número de ensayos en que ha sido evaluado y resultados de rendimiento de materia seca acumulada. Tanto en los análisis conjuntos como para los ensayos individuales, se presenta el resumen del análisis estadístico de la información. Cuando se presenta la M.D.S. (mínima diferencia significativa), quiere decir que se han detectado diferencias significativas por medio de la prueba F (P< 0.05), y el valor de dicha diferencia que se expresa en Kg de Materia Seca/Ha, indica cuánto tienen que diferir dos cultivares para poder ser considerados diferentes. Cuando no figura el valor de la M.D.S., se interpreta que el análisis no detecta diferencias significativas entre los cultivares (N.S.) (prueba protegida de Fisher). Para contar con una información más detallada en cuanto a la oferta estacional, los resultados de evaluaciones de sanidad de hoja o de ciclo a floración de los cultivares se pueden consultar en las publicaciones anuales del Convenio INASE-INIA con toda la información detallada de los ensayos, o hacer consultas por e-mail a mcastro@le.inia.org.uy

La importante sequía producida en el año 2008, en el país en general, y con un déficit importantísimo de agua en el suelo en Colonia en particular, dio como resultado poca producción de forraje de muchas de las especies evaluadas en los ensayos en ese año. El otoño del 2009 también se presentó con escasez de agua en el suelo, lo que produjo que los ensayos de las especies bianuales y perennes emergieran un mes después de haber sido sembrados. Por el contrario, durante la primavera se registraron abundantes lluvias las que promovieron una muy buena producción de forraje. Los meses de marzo y abril del 2010 tuvieron precipitaciones por debajo del promedio histórico en La Estanzuela, lo que llevó a que muchos ensayos tuvieran que ser regados para lograr su implantación. Si bien de mayo a julio hubo abundantes precipitaciones, las temperaturas medias por debajo del promedio, sobretodo en julio y agosto, determinaron que la producción de forraje fuera baja durante el invierno. Finalmente, en la última porción de la primavera se constató déficit hídrico, afectándose la producción de forraje. En resumen, el año 2010 presentó valores de producción de forraje total anual similar al del año 2008 en muchas especies, siendo ambos superados por la producción de forraje del año 2009.

 

 
 

Volver