|  Solicitar Contraseña  |  Mapa de Sitio  |  Imprimir  | English | 



Actividades Actividades Realizadas Últimas actividades - INIA Junta Directiva Incorporación de modernas tecnologías en genética nacional de soja
Incorporación de modernas tecnologías en genética nacional de soja

El miércoles 16 de mayo a las 15 hs en INIA Dirección Nacional se llevó a cabo la firma del acuerdo con la empresa Monsanto para introducir  en su material genético de soja la tecnología RR2Y-Bt, a los efectos de hacerla disponible en los futuros cultivares a liberar.

INIA ha definido en su Plan Estratégico 2011 - 2015, fortalecer las actividades en mejoramiento genético de soja a nivel nacional. Es determinante el desarrollo de material genético bajo las condiciones  propias de los ambientes de producción de Uruguay  para que esto redunde en una mayor capacidad de identificar el material genético de alta adaptación, con superior rendimiento y mayor estabilidad. A su vez, la creación de nuevos cultivares debe estar  acompañada de la preocupación por mejorar los canales de acceso de los productores a las modernas novedades tecnológicas. El desarrollo de material genético adaptado, constituye la base imprescindible para incorporar nuevas tecnologías de alto valor agregado, como las características de resistencia a herbicidas, tolerancia a insectos, calidad nutricional y/o de algunos de estos  eventos combinados.

En el pasado, el cultivo de soja en el país, ha mostrado importantes altas y bajas en su área de siembra, sin que llegara a ocupar un lugar de gran destaque como el que tiene actualmente. En los últimos años se ha convertido en el principal cultivo, impulsando el crecimiento agrícola del país, alcanzando alrededor de un millón de hectáreas sembradas en la zafra 2011/12. El significativo crecimiento que experimentó el área sembrada no fue acompañado de un incremento en la productividad del cultivo, la que se sitúa en el entorno de los 1800 kg/ha, significativamente por debajo de los rendimientos promedio de los países de la región.

El incremento de la productividad del cultivo de soja en Uruguay es un gran desafío, tanto para el  sector productivo, como para la investigación, ya que de ello depende en gran parte el mantenimiento de la competitividad del cultivo y la sustentabilidad de  los actuales sistemas agrícolas. Los aspectos básicos a tener en cuenta se relacionan con el uso adecuado de los recursos naturales, el ajuste de prácticas de manejo, el progreso en mejoramiento genético, la adaptación a las crecientes variaciones climáticas extremas y el manejo integral de la tecnología con el conocimiento profundo de la interacción entre los factores indicados. Dadas las características específicas del país, el mejoramiento genético para adaptar nuevos cultivares a los cambios en las condiciones climáticas y las estrategias de manejo actuales, constituyen una base fundamental para incrementar la productividad del cultivo, sin perder de vista el desarrollo sustentable de la agricultura.

Una de las estrategias utilizadas por el INIA para el fortalecimiento del mejoramiento genético es una activa política abierta de Alianzas con universidades, centros de investigación y empresas en mejoramiento y  desarrollo de tecnología. Se busca con estas alianzas acceder rápidamente y en forma sostenida a germoplasma diverso de  buen comportamiento agronómico y a tecnología de última generación y de alto valor agregado. Esta última es un área de vertiginoso desarrollo y altísimo potencial, en la que se espera poder disponer,  en el mediano plazo, de una diversa gama de tecnologías orientadas a resolver problemas relacionados con estrés biótico, abiótico, calidad y destinos de uso del producto.

En este marco la empresa Monsanto ha desarrollado la tecnología RR2Y-Bt, que combina la resistencia al herbicida glifosato con la resistencia a insectos (lepidópteros), confiriendo a los cultivares ventajas relevantes desde el punto de vista productivo y ambiental ya que potencialmente  posibilita  reducir la utilización de pesticidas.

La referida  tecnología se encuentra en proceso de desregulación para su uso a nivel comercial en Uruguay y está siendo validada en el marco de acuerdos  entre INIA y Monsanto. La empresa proyecta liberar comercialmente esta tecnología en los países de la región en el corto plazo, comenzando por Brasil y Paraguay.

Incorporar estas nuevas tecnologías en la genética nacional, colocará a la agricultura del país en posición competitiva y a su vez, el acceso temprano a estas tecnologías es una clara señal de que se reconoce la seriedad, el cumplimiento de los acuerdos y respeto por la propiedad intelectual que el país ha construido a través de la políticas nacionales implementadas, la institucionalidad existente (INASE, INIA, Comisión para la Gestión del Riesgo, URUPOV) y el comportamiento de las empresas semilleristas.