|  Solicitar Contraseña  |  Mapa de Sitio  |  Imprimir  | English | 



Biotecnología INIA Biotec
INIA Biotec: en busca de la articulación entre investigación y producción

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Uno de los primeros esfuerzos organizados para la aplicación de Biotecnología en el sector agropecuario de Uruguay se concretó a fines de la década del 80 en la Estación Experimental Las Brujas, en aquel entonces perteneciente al Centro de Investigaciones Agrícolas Alberto Boerger (CIAAB). A través de un proyecto de cooperación del  Gobierno de Japón, con financiamiento de su Agencia de Cooperación Internacional (JICA), se estableció un Laboratorio de Cultivo de Tejidos Vegetales, diseñado principalmente para realizar tareas de saneamiento y micropropagación de plantas como apoyo a  Proyectos de Mejoramiento Genético de Frutales y Hortalizas.

A partir de la creación del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA) en el año 1989, se impulsó el desarrollo de capacidades técnicas y de infraestructura necesarias para generar y difundir aplicaciones de la Biotecnología en el sector agropecuario. En 1991 se estableció un equipo de profesionales egresados de las Facultades de Agronomía y Veterinaria con  formación y experiencia en Biotecnología, constituyendo el primer equipo técnico dedicado en forma integral a la investigación en Biotecnología Agropecuaria en el país. A partir de 1992 se reestructuraron y ampliaron las instalaciones de la Unidad de Biotecnología, situada en la Estación  Experimental INIA Las Brujas, con el apoyo financiero del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

En representación de Uruguay, INIA desempeñó un papel protagónico en la organización del Subprograma de Biotecnología de PROCISUR (Programa Cooperativo de Investigación Agropecuaria del Cono Sur), con el objetivo de desarrollar la  biotecnología como una estrategia de innovación en el marco de los institutos de Investigación Agropecuaria  (INIAs)  del Cono Sur (Argentina, Brasil, Paraguay, Chile, Bolivia y Uruguay. El INIA también participó desde sus primeras etapas de organización en la  Red de Biotecnología de América Latina y el Caribe (REDBIO / FAO) que integra a laboratorios de Biotecnología (públicos y privados) de América Latina y el Caribe, desplegando una intensa actividad de coordinación, cursos, reuniones y apoyo a proyectos cooperativos regionales, así como la organización de Congresos Internacionales en esta especialidad.

Los objetivos planteados en la primera fase de desarrollo de la Unidad de Biotecnología de INIA (1991 a 1997) se pueden resumir como: 1) generar capacidades para aplicar biotecnologías que apoyen programas de investigación en las áreas priorizadas por INIA (cultivos, horticultura, forestales y producción animal), 2) promover el intercambio técnico y científico con otras instituciones públicas o privadas en el ámbito nacional e internacional, y 3) introducir, evaluar e implementar nuevas metodologías de investigación apoyadas por biotecnologías apropiadas a la resolución de problemas específicos de la producción agropecuaria. En forma complementaria se han consolidado laboratorios especializados en algunas biotecnologías, situados en las Estaciones Experimentales de INIA Tacuarembó e INIA Salto Grande, como apoyo a las actividades de diferentes programas nacionales de investigación. El laboratorio de cultivo in vitro del Programa Forestal, localizado en INIA Tacuarembó, está dedicado fundamentalmente a la micropropagación de especies forestales, mientras que en INIA Salto Grande se cuenta con un laboratorio dedicado principalmente al saneamiento de variedades de Citrus, así como a la micropropagación de materiales genéticos de hortalizas. 

A partir del año 1998 el INIA elaboró una serie de líneas estratégicas apuntando a solucionar limitantes productivas y de calidad en el sector agropecuario, a través del desarrollo de áreas innovativas de investigación que incluyeron entre sus componentes un proyecto INIA-BID sobre “Desarrollo de la Capacidad Productiva con Agrobiotecnologías". Entre los productos de este proyecto, actualmente en etapas avanzadas de implementación, se destacan la obtención de líneas duplohaploides de arroz con resistencia a hongos patógenos, acompañada por el desarrollo de marcadores moleculares aplicables en selección de germoplasma por resistencia a estrés biótico y abiótico, construcción de kits de diagnóstico para viroides de cítricos, validación de metodologías para diagnóstico de organismos genéticamente modificados en plantas y alimentos, validación de marcadores moleculares para características de calidad en trigo y cebada, así como el ajuste de sistemas automatizados para propagación in vitro de clones de especies forestales y frutales.