|  Solicitar Contraseña  |  Mapa de Sitio  |  Imprimir  | English | 



Actividades Actividades Realizadas Últimas actividades - INIA Las Brujas 29/01/2014 - INIA y DIGEGRA presentaron variedades de durazno moscato
INIA y DIGEGRA presentaron variedades de duraznero moscato

 

INIA y DIGEGRA organizaron un Día de Campo para mostrar a productores y técnicos, las características de tres nuevas variedades de duraznero, pertenecientes a la serie moscato: Moscato Largo, Moscato Blando y Moscato del Monte.

La actividad tuvo lugar el miércoles 29 de enero en el predio de la familia Bosco Hnos.

El Moscato Largo es una de las variedades obtenidas en el país en el Programa de Recuperación y Mejoramiento de Recursos Genéticos Locales en  frutales que están ejecutando INIA y DIGEGRA.

El Ing. Agr. Roberto Zeballos (DIGEGRA) explicó que es una variedad "muy rústica", que se cosecha los últimos días de enero.  Produce "muchos kilos, con buena calidad. Soporta sequías de mediana intensidad, es medianamente sensible a bacterioris y no muy demandante en horas de frío". Es una variedad de un porte de planta mediano a chico, lo cual puede ser considerado una ventaja porque "permite plantar a más alta densidad y tener mayor precocidad en la edad de cosecha". Respecto a la fruta, "es de poco pelo, lindo sabor y buena coloración en relación a otras variedades de duraznero que se cosechan en la misma época, que tiene menos color y calibre".

El Moscato Blanco también se cosecha en los últimos días de enero.  Similar al Moscato Largo en rusticidad,  con la diferencia en el color de la pulpa.

El Moscato del Monte en tanto, madura en la misma época que el Rey del Monte, pero a juicio de Zeballos "tiene una calidad de fruta superior. Tiene más color, menos pelo y es mucho más rústica:  más vigor, hoja más grande y soporta mejor la sequía".

Continuando con las serie de los moscatos, los últimos días de febrero se cosecha el Moscato Delicia y la primera quincena de marzo, el Moscato Tardío.

Todas estas variedades son libres, resultado del trabajo entre INIA y DIGEGRA que tuvo una importante participación de productores, quienes aportaron sus predios para la evaluación de las variedades. El único requerimiento que se le pide a los productores es que notifiquen dónde se ubican los montes, y que le pidan a los viveristas o directivamente a uno de estos organismos las podas, de forma de poder llevar un registro  de cómo se está multiplicando y saber su origen (de dónde se sacó y que están testadas a virus).