|  Solicitar Contraseña  |  Mapa de Sitio  |  Imprimir  | English | 



Inicial Investigación Programas Nacionales Programa Nacional de Investigación Producción Arroz
Programa Nacional de Investigación Producción Arroz
 

Antecedentes

Características generales e incorporación de tecnología

El sector arrocero uruguayo se ha desarrollado con una orientación hacia la exportación y se ha caracterizado por la integración entre producción e industria, dinamismo y fuerte demanda de tecnología, representando aproximadamente 13% del valor de la producción bruta agropecuaria (2004/05, DIEA). Paralelamente, el arroz ha actuado como fuerte dinamizador de la producción pecuaria, con la que comparte el uso del suelo, especialmente en la zona Este.

Tanto el sector industrial arrocero como el productor están nucleados en sus respectivas asociaciones nacionales de larga trayectoria y su  integración se ve reflejada en un sistema que incluye contratos de producción para la mayoría del área, convenio de fijación de precios, pago ajustado por calidad del producto, asociación de empresas industriales en algunos emprendimientos y exportación, etc.

La incorporación de diversas tecnologías ha permitido un crecimiento de los rendimientos promedio del país a un ritmo de 88 kg/ha por año, en los últimos 38 años, alcanzando en la zafra 2006/07 un rendimiento record de aproximadamente 8 t/ha. Entre las tecnologías incorporadas cabe mencionar la adopción de variedades de alto rendimiento, manejo de suelos que permite el logro de una mayor proporción del área de siembra en fecha óptima, incluyendo la incorporación de glifosato y reducción de laboreo, control de malezas y riego tempranos, así como un manejo eficiente de los insumos.

Además del mencionado incremento en los rendimientos, esta incorporación de tecnología ha permitido enfrentar un período de profunda crisis de precios internacionales. Estos pasaron de US$ 395/t elaborado en 1997/98 a US$ 191 en 2001/02. Actualmente el precio ha mostrado una recuperación, superando los US$ 300/t, pero el sector arrastra un fuerte endeudamiento y el número de productores se ha reducido de 674 a 573, entre 1997/98 y 2004/05, dándose esta reducción en los pequeños productores (< de 100 ha). En el mismo período, la superficie promedio cultivada por productor varió de 252 a 321 ha. La reducción en los márgenes de rentabilidad del cultivo ha provocado gran interés en alternativas para incrementar el potencial de rendimiento y en tecnologías de bajo costo.

Mercado internacional

El sector ha exportado consistentemente 90% de la producción de arroz y en los últimos años ha ocupado el 7° lugar entre los países exportadores del grano. Desde comienzos de la década del 90, el país pasó de producir la casi totalidad de su arroz con granos largos de tipo americano a la situación actual, con 80% de tipo tropical, o Indica,  acompañando el crecimiento en importancia de Brasil como principal destino de las exportaciones en esa década. En los últimos años, sin embargo, se han producido importantes cambios en el destino de las exportaciones, con una merma en la importancia de Brasil, que pasó de comprar 85% de nuestro arroz, en 2002/03, a 35% en 2004/05. En ese mismo período se ha dado un importante crecimiento en las ventas a Irán, que se ha convertido en el principal comprador del arroz uruguayo.

Los problemas comerciales con Brasil, comprador de arroz de tipo Indica o tropical, han causado incertidumbre en el sector y al mismo tiempo han acrecentado la avidez por disponer de nuevas variedades de tipo americano, de mayor potencial de rendimiento y buena calidad, con las cuales acceder en mejores condiciones de competencia a mercados extra regionales, como Irán. El crecimiento en la importancia de este mercado también ha despertado un renovado interés en la industria por disponer de variedades aromáticas, preferidas en ese país, como forma de obtener mayores precios.

La posibilidad de ingresar en mercados demandantes de granos cortos, de alto valor, había despertado interés del sector en la década pasada. A pesar de las dificultades encontradas en el acceso a mercados asiáticos para esos granos, fuertemente protegidos, se considera valioso poder disponer de alternativas para el caso de una eventual apertura. Paralelamente, desde fines de 2006 se han reiniciado exportaciones a Europa, lo que ha reavivado el interés en granos medios y de tipo largo-ancho, preferidos por algunos mercados mediterráneos.

Variedades y producción de semillas

A comienzos de la década del 90, el país pasó de producir la casi totalidad de su área con una variedad introducida a hacerlo con variedades desarrolladas localmente. En la actualidad se cultivan fundamentalmente tres variedades: el Paso 144, INIA Tacuarí e INIA Olimar, liberadas por los programas de CIAAB e INIA, que ocupan aproximadamente 68, 15 y 15% del área, respectivamente.

El uso de semilla etiquetada es particularmente alto, alcanzando aproximadamente 90%. Esta alta proporción, junto con las rotaciones y otras prácticas culturales, ha mitigado la expansión de la maleza Arroz rojo, de amplia dispersión en los países de la región. No existe presencia de empresas semilleristas independientes (no vinculadas al sector) o criaderos que participen en el mercado de semillas arrocero, sino que el sector produce su propia semilla de alta calidad a través de departamentos especializados y ha tratado de manejar dos o tres variedades, para simplificar los procesos de producción de semilla y recibo industrial. En el sistema utilizado, la industria juega un rol fundamental en la adopción de variedades, la cual ha sido lenta en su etapa inicial, aún en las variedades más exitosas. El sector en su conjunto ha actuado como licenciatario de INIA en la comercialización de todas las variedades protegidas, restringiendo su ámbito de uso al local, no existiendo hasta el momento interés en el desarrollo del mercado regional, por considerar que esto mermaría su competitividad. A pesar de esto, algunas variedades locales han sido multiplicadas irregularmente en la región, alcanzado áreas de consideración, como el Paso 144 en Argentina y Brasil, o INIA Tacuarí en Perú. En la actualidad, INIA está negociando con el sector un nuevo sistema de comercialización de variedades más dinámico y adaptado a la realidad, que se espera pueda mejorar el proceso de validación, liberación y adopción.

A pesar de que actualmente el 83% del área es cultivada con variedades de tipo Indica, se considera prioritario redoblar esfuerzos para poner a disposición del sector nuevas variedades de calidad americana, para ofrecer mayor flexibilidad en la comercialización, como se mencionó previamente. Esto es sentido por el sector como una necesidad fundamental y ha sido tradicionalmente el objetivo primario del programa.

Por su parte, los cultivares Indica ofrecen amplia adaptación a situaciones de reducción de laboreo o condiciones desfavorables en la implantación, lo que en condiciones de cultivo generalmente resulta en mayores rendimientos. Las variedades disponibles en este tipo de grano son susceptibles a la enfermedad fungosa Brusone, cuya virulencia se ve limitada en nuestras condiciones por factores climáticos. Sin embargo, esta situación es potencialmente peligrosa, debido a la alta capacidad de variación del patógeno. Por lo tanto, se considera que el desarrollo de variedades Indica debe mantener alta prioridad, para lo cual la estrategia apunta a complementar cruzamientos locales con la introducción de materiales del Fondo Latinoamericano para Arroz de Riego (FLAR), mejorar eficiencia de selección en zona Norte, donde este germoplasma muestra mayor adaptación, e incorporar resistencia a Brusone utilizando herramientas moleculares.

La incidencia de fríos, especialmente en la etapa reproductiva, ha sido identificada como uno de los factores que provocan inestabilidad en los rendimientos del país. Si bien se han hecho progresos en la obtención de variedades con moderada resistencia, como INIA Tacuarí, aún existe margen para la mejora de esta característica, como lo evidencian algunas líneas experimentales. La disponibilidad de nuevo equipo, obtenido a través de cooperacion internacional, permitirá al programa de mejoramiento de INIA caracterizar germoplasma por resistencia a frío en condiciones controladas, lo cual mejorará la efectividad en el desarrollo de variedades resistentes.

Ante la continua necesidad de incrementar el potencial de rendimiento a través de mejoramiento genético, los híbridos ofrecen una alternativa interesante. Si bien éstos ya juegan un rol protagónico en algunos sistemas de transplante, como en China, su expansión en sistemas de producción extensivos se ha visto limitada por problemas de tecnología de producción y costos elevados de la semilla. El desarrollo de híbridos para estos sistemas ha sido el campo de acción para varias empresas internacionales de mejoramiento. Como resultado, en los últimos años, los híbridos han alcanzado un área importante en algunos sistemas extensivos de producción de arroz, como EEUU, y han comenzado a conquistar áreas menores en Brasil, por lo que son vistos con atención por el sector. INIA ha tomado contacto con el potencial de esta tecnología a través de acuerdos con una empresa líder en el tema, que han permitido la evaluación de sus productos y de líneas locales en combinaciones híbridas, lo cual ha tenido resultados promisorios. La estrategia actual apunta a establecer una asociación con esta empresa y a aprovechar convenios internacionales para evaluar híbridos de otras procedencias y obtener capacitación en esta tecnología.

Otra área que ha despertado el interés del sector es la referida a las variedades resistentes a la familia de herbicidas Imidazolinonas (Sistema Clearfield) que han tenido un crecimiento importante en EEUU y especialmente en Brasil, impactando positivamente en su producción. Sin embargo, el crecimiento desordenado de esta tecnología en Brasil, unido a la abundancia de la maleza Arroz rojo, hacia la cual puede existir flujo de genes de resistencia, y a las bajas exigencias de calidad de semilla, hacen que la posibilidad de introducción de variedades Clearfield desde ese país, en forma irregular, sea peligrosa para la sustentabilidad de la tecnología. INIA se encuentra trabajando en desarrollo de germoplasma resistente desde hace varios años, en asociación con la empresa propietaria de esta característica (BASF), concentrándose los esfuerzos en la segunda generación de resistencia, que ofrece mayor tolerancia al herbicida. En la actualidad se dispone de líneas experimentales en evaluación y se entiende prioritario ofrecer al sector variedades resistentes.

Manejo del cultivo y sistema de producción

La generación, difusión y adopción de tecnología para el manejo integrado del cultivo, incluyendo aspectos como manejo de suelos, fertilización, riego, control de malezas y enfermedades, ha contribuido a la utilización eficiente de los insumos, a la expresión del potencial de rendimiento de las variedades disponibles, a la reducción de costos y del impacto ambiental. Otro aspecto que ha contribuido a un manejo más preciso del cultivo ha sido la utilización de modelos de predicción de desarrollo que han permitido a los productores realizar una mejor planificación.

La aplicación de un paquete tecnológico ajustado a las realidades locales ha permitido, entre otros aspectos, lograr una alta producción de arroz por kilogramo de nitrógeno aplicado, en contraste con otros sistemas a nivel internacional. Frente al considerable encarecimiento de los fertilizantes nitrogenados, en la situación actual cobra aún mayor importancia profundizar en el conocimiento de los aportes de nitrógeno biológico al cultivo, en articulación con otras instituciones del sistema de ciencia y tecnología.

La amplia disponibilidad de principios activos y productos comerciales para el control de Capin, la principal maleza del cultivo, ha resultado en una disminución de precios. Asimismo, la utilización racional de los productos, con aplicaciones y riego temprano, han contribuido a mejorar el control, minimizando el impacto ambiental. No obstante, existe preocupación por casos de fallas en control que puedan ser debidas a generación de resistencia por parte de las malezas. En tal sentido, el nuevo plan de investigación incluye actividades para identificar la eventual presencia de este problema, dilatar su expansión o enfrentarlo correctamente. También se ha registrado en los últimos años un paulatino incremento en la frecuencia de Arroz rojo, lo que unido a la disponibilidad del sistema Clearfield, que permite su control químico, de explosivo crecimiento en Brasil, ha contribuido a despertar expectativa por esta tecnología. En este escenario, será de gran importancia profundizar en el estudio de los posibles efectos  de la residualidad de Imidazolinonas sobre las pasturas sembradas en la rotación, o sobre variedades convencionales, luego de un arroz Clearfield, así como medidas para minimizar el flujo de genes al Arroz rojo.

La cuantificación de la variabilidad espacial del suelo y el cultivo en las chacras, la determinación de las relaciones causa-efecto entre éstas, así como su interacción con las prácticas de manejo y factores climáticos, permitiría el manejo sitio-específico del cultivo, con potenciales ventajas económicas y ambientales.

Los buenos precios en el sector ganadero, unido a la difusión de las ventajas de la integración entre la producción arrocera y pecuaria, en la cuál INIA ha tenido un rol protagónico, han estimulado en los últimos años la siembra de pasturas mejoradas en los rastrojos de arroz. Esta ha alcanzado a 37% del área de siembra de arroz y 67% del arroz de salida de la rotación, en 2004/05, zafra en la cual 78% de los productores tenían intención de siembra de pasturas sobre rastrojos (DIEA), consolidando el sistema mixto, que presenta características singulares a nivel internacional. Esto ha tenido gran impacto en la producción ganadera, especialmente en la zona Este, y en la sustentabilidad económica y de los recursos.

En la década pasada INIA y LATU (FPTA) realizaron un trabajo pionero, monitoreando residuos de los principales agroquímicos utilizados en el cultivo, en suelo, agua y grano. El mismo proporcionó los primeros datos concretos y auspiciosos sobre el impacto ambiental del cultivo, los cuales permiten considerar al sistema productivo utilizado en el país, de baja intensidad, como ambientalmente más amigable que los predominantes internacionalmente. A pesar de esto, algunos sectores de la sociedad han continuado viendo al sector arrocero como agresivo con el ambiente, a pesar de utilizar menor cantidad de agroquímicos que otros cultivos extensivos, como la soja, y la horticultura.

En los últimos años INIA ha liderado acciones para sensibilizar al sector productor e industrial arrocero sobre las oportunidades para capitalizar las ventajas comparativas del sistema productivo, a través de un sistema de diferenciación que permita el reconocimiento social y mayores posibilidades comerciales. En la situación actual, especialmente frente a una coyuntura compleja del comercio internacional, el sector está conciente de esta oportunidad y las propuestas de trabajos sobre temas ambientales han tenido alta priorización, tanto en los Grupos de Trabajo, a nivel de INIA, como en el convenio con la Universidad de la República. En esta temática, la estrategia de INIA para el próximo PIMP, al igual que en el pasado, está basada en la articulación con otras instituciones para generar información actualizada sobre el impacto ambiental de las prácticas de manejo utilizadas, desarrollar métodos de bajo costo para determinación de agroquímicos en el agroecosistema y estudiar las posibilidades económicas y comerciales que ofrecería un sistema de diferenciación.

Transferencia de tecnología

La transferencia de tecnología en el sector arrocero se realiza fundamentalmente a través de los departamentos técnicos de la industria, los cuales tienen un fluido contacto con INIA y con los productores. En la actualidad los molinos financian aproximadamente el 90 % de los cultivos, lo cual refuerza el rol de la industria en la asistencia técnica, planificación de las inversiones y gastos directos, y en algunos casos puede resultar en un seguimiento más frecuente al cultivo por parte de los departamentos técnicos de la industria. Es también importante en el sector el accionar de técnicos asesores independientes. La Asociación de Cultivadores de Arroz, por su parte, no dispone de un departamento técnico asesor. El contacto directo de los productores con INIA existe pero puede considerarse limitado, fundamentalmente a productores de alto nivel tecnológico.
En los últimos años ha actuado un número limitado de grupos de productores, con asesoramiento técnico, y este sistema se ha estimulado a través de un proyecto FPTA que ejecuta ACA con cooperación de INIA. A través del mismo se busca reducir la brecha de rendimientos entre productores, así como la existente en la capacidad de gestión empresarial. INIA ha discutido con el sector la problemática y necesidades en materia de transferencia de tecnología y se entiende que la estrategia de grupos es la más adecuada para levantar restricciones estructurales que afectan a productores que obtienen consistentemente bajos rendimientos. Sin perjuicio de esto, también se han dado pasos, junto con el sector, para complementar los mecanismos existentes con la metodología de transferencia de productor a productor, con apoyo del Fondo Latinoamericano de Arroz de Riego (FLAR), del que Uruguay es miembro, la cual ha dado buenos resultados en otros países.

SubirSubir


 

Objetivo General del Programa

Contribuir a la sustentabilidad económica, social y ambiental de la cadena arrocera a través del desarrollo de cultivares e integración de buenas prácticas de manejo, de manera de optimizar el potencial de rendimiento, la calidad de grano y la conservación de los recursos naturales en los sistemas productivos.

SubirSubir


 

Objetivos Específicos y Prioridades del Programa

  1. Desarrollar variedades en los tipos de grano demandados por el sector arrocero, con características superiores a las disponibles, que mejoren la competitividad y faciliten la inserción internacional de nuestra producción, enfatizando en variedades de grano largo para manejo convencional, incluyendo también variedades para el sistema Clearfield y para nichos de mercado emergentes, explorando el potencial de los híbridos en asociación con el sector privado.
  2. Integrar prácticas de manejo, información climática y de variabilidad espacial, que permitan optimizar el potencial de rendimiento, la calidad de grano y el uso eficiente y sustentable de los recursos naturales y económicos.
  3. Estudiar la sustentabilidad de sistemas mixtos arrocero-ganaderos, con distinta intensidad de uso del recurso suelo, determinando indicadores físicos, económicos y ambientales.
  4. Definir buenas prácticas de manejo del cultivo y determinar su impacto ambiental, en articulación con otras instituciones, para establecer las bases de un sistema de diferenciación que permita capitalizar las ventajas de nuestro sistema productivo.

SubirSubir


 

Avances de la investigación

Durante los años 2006 y 2007 se continuaron las actividades en aspectos de mejoramiento genético, manejo de cultivos (fertilización, riego, control de malezas, enfermedades y plagas) y agricultura de precisión.

Mejoramiento genético

En coordinación con la Asociación de Cultivadores de Arroz (ACA) y la Gremial de Molinos Arroceros (GMA), durante 2006 se ajustó un mecanismo para evaluación final y validación de líneas experimentales promisorias. Con respecto a nuevos materiales, en 2005/06 se condujeron áreas de observación, a nivel comercial, de una línea experimental de calidad americana. Complementariamente, en base a la información generada en ensayos  se seleccionaron cuatro nuevas líneas de grano largo que fueron incluidas en la Red Nacional de Evaluación de Cultivares de Arroz (INIA-INASE), en 2006/07.

En septiembre de 2006 se realizó la reunión anual de trabajo con ACA, GMA y LATU, analizándose aspectos de demanda de los mercados y características de nuevas líneas experimentales promisorias de INIA. LATU presentó información de evaluación de calidad de éstas y se realizó, por primera vez, un panel para evaluar aspectos de calidad culinaria.

 Previo al inicio de la zafra 2006/07, el sector exportador manifestó interés en evaluar líneas experimentales de granos cortos y medios desarrolladas por INIA, ante el surgimiento de nuevas oportunidades comerciales. A nivel experimental, se ha seleccionado un grupo de líneas de grano corto con excelente rendimiento y calidad molinera, las que podrán ofrecer una alternativa para la apertura de mercados no tradicionales.

 

Se obtuvo, información preliminar de rendimiento y calidad de líneas de arroz Clearfield, resistentes a la familia de herbicidas Imidazolinonas, provenientes de selección local, en acuerdo con BASF. Esta estrategia apunta al control químico de la maleza “Arroz rojo”, y de un amplio espectro de malezas, con cultivares desarrollados por métodos convencionales (no transgénicos), habiéndose avanzado dos de ellas, que presentaron excelente comportamiento, a evaluación final.

Se realizaron numerosos cruzamientos de cultivares locales con variedades aromáticas iraníes, consolidando una nueva línea de trabajo que apunta a desarrollar materiales aromáticos adaptados a nuestras condiciones, de alto valor en el mercado.

En el marco de un convenio de cooperación con Corea, se realizaron trabajos preliminares para caracterizar germoplasma de arroz por resistencia a frío en distintas etapas de desarrollo.

Manejo de suelos y fertilización

Mediante un enfoque interdisciplinario, se continuó trabajando en el manejo integrado del cultivo, contribuyendo a la expresión del potencial de rendimiento de las variedades disponibles, a la reducción de costos y del impacto ambiental. Se generó información para ajustar fraccionamiento y dosis de nitrógeno en la nueva variedad INIA Olimar, así como su manejo del riego. Paralelamente, se continuó cooperando con Facultad de Agronomía y Facultad de Química en determinación de aportes biológicos de nitrógeno y su potencial agronómico.

Se interactuó con Facultad de Química en la preparación de un proyecto sobre emisión de gases (metano y óxido nitroso) en la rotación arroz – pasturas, el cuál obtuvo financiación por FPTA.

Control de malezas

Como es habitual, se trabajó en la evaluación de herbicidas y sus respectivos productos comerciales disponibles para el control de la maleza “capin”, en distintos momentos de aplicación, aportando nuevos elementos para el manejo eficiente de los productos. Los ensayos realizados en la zafra 2005/06 también aportaron información sobre el manejo del riego y su interacción con las dosis de imidazolinonas, herbicidas usados para el control de “arroz rojo”, así como sobre su efecto sobre cultivos subsiguientes a una variedad Clearfield, ya sea pasturas o variedades convencionales de arroz. Estas actividades se profundizarán como parte de un proyecto regional cooperativo financiado por FONTAGRO.

Control de enfermedades y  plagas

Se continuó trabajando en evaluación de fungicidas y sus respectivos productos comerciales disponibles para el control de las enfermedades fungosas del tallo del arroz, así como en el momento de aplicación de productos con distinto modo de acción.

Se han incorporado trabajos para evaluar los efectos de fungicidas e insecticidas como curasemillas. También se han iniciado trabajos exploratorios sobre el “cascarudo del arroz”, que en el último año ha causado problemas en la cosecha y en la siembra. También se interactuó con Facultad de Agronomía, que ha iniciado la ejecución de un nuevo proyecto FPTA para realizar estudios biológicos sobre el insecto “Bichera de la raíz”. Esta complementación de esfuerzos entre instituciones busca generar información para el manejo de insectos en el cultivo, que en los últimos años han causado una preocupación creciente.

Agricultura de precisión

Se continuó determinando la variabilidad espacial del rendimiento, en la Unidad de Producción Arroz Ganadería de INIA. Dada la importancia de la agricultura de precisión como tecnología emergente, se participó  en reuniones regionales para coordinar programas cooperativos de trabajo en esta área. En 2006/07 se utilizó esta tecnología en los ensayos de fajas localizados en la UPAG y en el predio de un productor. Paralelamente se realizaron trabajos en predios comerciales en la zona Este, utilizando imágenes satelitales y estudiando la posibilidad de determinar zonas de potencial productivo contrastantes. En el nuevo plan quinquenal, estos trabajos son parte del nuevo programa de investigación en Producción y Sustentabilidad Ambiental.

Agroclimatología

El estudio del efecto de los factores climáticos sobre el cultivo, ha permitido ajustar modelos de predicción de desarrollo para las variedades disponibles. Estos modelos, junto a la información climática de la zafra en curso, se incluyen en forma periódica en la página Web de INIA y son distribuidos en boletines a los interesados, contribuyendo a que los productores logren un manejo más ajustado del cultivo. En 2006 se continuó generando información que permitió incorporar a este mecanismo a la nueva variedad INIA Olimar. En 2006 también se realizó un seminario con avances en la aplicación de pronósticos climáticos de largo plazo sobre el cultivo.

SubirSubir


 

Otras Actividades

Transferencia de tecnología

Junto a la ACA se implementó un proyecto FPTA de transferencia de tecnología para reducir la brecha de rendimientos entre productores y mejorar la gestión. También se formó un comité con representantes de ACA, INIA y GMA, para discutir la problemática de la transferencia de tecnología de manejo del cultivo en el sector arrocero y coordinar acciones con el FLAR, que está ejecutando acciones para colaborar con los socios en este aspecto.

Vinculación con instituciones internacionales

En marzo de 2007 se recibió la visita del Dr. Randall Mutters, especialista en arroz de la Universidad de California-Davis, quién realizó un sabático durante 2 meses, llevando a cabo estudios sobre los factores ambientales durante la maduración del arroz y su efecto sobre la calidad de grano, bajo diferentes manejos de retiro de agua.

Conjuntamente con ACA, en marzo de 2007 se organizó la XXI Reunión del Comité Administrativo de FLAR, con participación de representantes de los países socios, de CIAT y FLAR.

Durante 2007 se participó en trabajos cooperativos de la Red Internacional para Arroz de Calidad, coordinada por el Instituto Internacional de Investigación de Arroz (IRRI, Filipinas), así como en un taller realizado en este instituto para discutir los avances y futuras actividades. Se participará en nuevas rondas de trabajos cooperativos sobre metodología de análisis de amilosa y propiedades físicas del grano.

Se recibió la visita del Dr. Albert Fischer, destacado especialista en malezas de la Universidad de California-Davis, quién dictó un curso en INIA Treinta y Tres sobre modo de acción de herbicidas, los días 19 y 20 de Junio de 2007.

 

Una delegación de cuatro técnicos de INIA participará en la 4ª. Conferencia Internacional de Arroz de Clima Templado, a desarrollarse en Novara, Italia, en junio de 2007, donde presentarán seis trabajos, los que también serán publicados en los anales de la conferencia.

En el mes de Julio de 2007 se recibirá a una delegación de técnicos e investigadores de EMBRAPA-Clima Templado (Pelotas, Brasil), en el marco de un proyecto financiado por la Agencia Brasileña de Cooperacion (ABC): “Impacto ambiental pelos sistemas agrícolas de terras baixas: o caso da bacia da lagoa Mirim”, cuyo objetivo es el de formar una red de intercambio de conocimiento para el soporte de los sistemas productivos, de manera de implementar una metodología de recomendaciones y monitoreo ambiental, intentando reducir los impactos ambientales de los mismos.

SubirSubir


 

Publicaciones

Ver listado de publicaciones

SubirSubir


 

Equipo Técnico

  • Ing. Agr., M.Sc., Stella Ávila. Fitopatología, INIA Treinta y Tres.
  • Ing. Agr., M.Sc., Pedro Blanco. Mejoramiento Genético, Director de Programa, INIA Treinta y Tres.
  • Téc. Rural, Oscar Bonilla. Unidad de Prod. Arroz-Ganadería, INIA Treinta y Tres.
  • Ing. Agr., Lic. Bioquím., Victoria Bonnecarrere. Biotecnología / Genética, INIA Las Brujas.
  • Ing. Agr., Ph.D., Fabián Capdevielle. Biotecnología / Genética, INIA Las Brujas.
  • Ing. Agr., M.Sc., Enrique Deambrosi. Manejo del Cultivo, Fertilidad y Control de Malezas, INIA Treinta y Tres.
  • Ing. Agr., Ph.D., Claudio García. Riego, INIA Las Brujas.
  • Ing. Agr., Ph.D., Guy Hareau. Economía, INIA Las Brujas.
  • Ing. Agr., Ph.D., Bruno Lanfranco. Economía, INIA Las Brujas.
  • Ing. Agr., M.Sc., Andrés Lavecchia. Manejo del Cultivo, Fisiología, Evaluación de Cultivares, INIA Tacuarembó.
  • Ing.Agr., M.Sc., Claudia Marchesi. Manejo del Cultivo, INIA Tacuarembó.
  • Ing. Agr. Julio Méndez. Manejo del Cultivo, INIA Tacuarembó (*).
  • Ing. Agr., M.Sc., Ramón Méndez. Manejo de Suelos, INIA Treinta y Tres.
  • Ing. Agr., Federico Molina. Riego y Agricultura de Precisión, INIA Treinta y Tres (*).
  • Ing. Agr., Ph.D., Fernando Pérez de Vida. Mejoramiento Genético, INIA Treinta y Tres.
  • Ing. Agr., Ph.D., Álvaro Roel. Riego y Agricultura Precisión, Director Regional INIA Treinta y Tres.
  • Ing. Agr., M.Sc., Néstor Saldain. Control de Malezas, INIA Treinta y Tres.
  • Ing. Agr., Ph.D., José Terra. Manejo de suelos y Agricultura de Precisión, INIA Treinta y Tres.  

    (*) Contrato a término

SubirSubir


 

Contacto

Pedro Blanco, email: Director del Programa

email: pblanco@inia.org.uy

 

SubirSubir